Rosario Tipica Rosario Tipica Rosario Tipica
Hertz
Se acabó la dieta, Culpen al Batidor!

Se acabó la dieta, Culpen al Batidor!

Rosario Noticias

La creatividad, el desafío y una dosis fuerte de ganas hace que los nuevos emprendimientos se conviertan en grandes éxitos, ese fue el caso de El Batidor Tiene la Culpa, el primer delivery de postres de Rosario.

 

Empieza en una sobremesa entre amigos, cuando aparecieron las ganas de comer algo dulce” cuenta Andrés Bertani, uno de los integrantes del equipo Batidor, en conversación con Rosario Típica, “no queríamos caer en el helado, y nadie quería bajar al kiosco a comprar algo, nos dimos cuenta de que no había eso: Un lugar donde puedas pedir un postre, sin ser una torta grande, sino algo individual para satisfacer un antojo.”

 

Así fue como comenzaron a maquinar esta idea de llegar a la gente que quería lo mismo que ellos ese día: comer algo dulce, rico y al instante.

Todo empezó en el departamento de Vanesa, que junto con Eugenia, se encargaron de hacer realidad estas dulces creaciones. Quedó en evidencia la gran cantidad de gente que había estado esperando su idea.

 

El batidor tiene la culpa se convirtió en el genio de la lámpara de golosos y antojados.

Mezclaron el amor por la cocina con la necesidad que había de un emprendimiento como éste, pero nunca se imaginaron la magnitud que iba a tomar” afirma Bertani “en un momento la demanda creció tanto, que se vieron en la necesidad de dedicarse exclusivamente al Batidor”.

 

Un grupo de amigos con el objetivo principal de llevar dulzura a los hogares de sus clientes, y es el vínculo con ellos lo que más rescatan: la cercanía y la confianza que existe en el ida y vuelta. “Consultamos qué tienen ganas de probar, qué cambiarían… cada edición limitada está inspirada en lo que la gente sugiere”. Así fue como se extendió la zona de reparto y también el horario de entrega, atendiendo a las necesidades del público.

 

El batidor tiene la culpa nunca pasa desapercibido, no solo por sus tentadores postres, sino por el llamativo nombre: “surge un poco de querer desligar a la gente de la responsabilidad, ya sea por la dieta, por no cuidarse o por lo que sea, la culpa es nuestra” expresa Andrés Bertani entre risas.

 

La estrella indiscutible del Batidor es la chocotorta, que por su simpleza y fama sigue adueñada de los corazones rosarinos. Le sigue en el podio el Batidúo, compuesto por capas de galletitas oreo y una irresistible crema de dulce de leche.

 

Con una web exclusiva llena de tráfico, y el exitoso envío gratis, El Batidor no tiene la Culpa de llegar para quedarse. Apuestan cada vez más a seguir conquistando la sobremesa de los rosarinos y captar a aquellos que todavía no los conocen.

facebook