Rosario Tipica Rosario Tipica Rosario Tipica - Instagram
Recorrido Rosario Insólita

Recorrido Rosario Insólita

Qué hacer Parques y Paseos Paseos

Rosario Insólita es el recorrido autoguiado que presenta 12 postas de curiosidades, extrañas arquitecturas e historias fantasmales en la ciudad. Una forma de conocer lugares que cuentan un suceso poco común o simplemente curioso. ¿Lo bueno? Podés visitarlos en el orden que quieras y en el momento que desees, ya sea todo de una vez en un día agitado, o en varias etapas. Solo necesitas la siguiente información:

 

1 - La boca escondida

Av. Belgrano 1615

 

Es un mural, un bajorrelieve, pero también es algo más. Detrás de esta obra de arte de 8 metros de ancho por casi 9 metros de alto se esconde un túnel que nos lleva hasta los tiempos de la Rosario portuaria. El pasadizo comunicaba la Estación del Ferrocarril Oeste Santafesino, ubicada en Chacabuco y 9 de Julio, con los muelles del puerto. El primer embarque de trigo argentino a puertos europeos partió desde aquí en 1878.

Con el tiempo, la zona fue cambiando de funciones y en 1941 se organizó un concurso para embellecerla. Lucio Fontana y su colega Osvaldo Palacios ganaron con el proyecto de un relieve escultórico denominado El Sembrador que fue colocado tapando la boca del túnel.

 

2 - Familia de casas

Pasaje Monroe – 9 de Julio, Callao, Zeballos y Ovidio Lagos

 

Un paisaje arquitectónico casi milimétricamente igual en una callecita de la ciudad. Un pasaje que nos remite a otras urbes.

El Pasaje Monroe (ex Argentino) está delimitado por las calles 9 de Julio, Callao, Zeballos y Ovidio Lagos. De su original y característica arquitectura de estilo art decó, solo se conserva un tramo entre las calles Callao y Ovidio Lagos.

El origen de este particular proyecto se remonta a 1924, cuando el Banco Edificador Rosario financió la construcción de este complejo de casas de altos, siendo Hilarión Hernández Larguía y Juan Manuel Newton los proyectistas que entre 1924 y 1929 realizaron la obra. 

 

3 - Sin rivalidades

Avellaneda 1850

 

Un escocés y un inglés dieron inicio a una larga historia de coincidencias y rivalidades.

Central y Newell’s fueron creados con pocos años de diferencia por estos dos hombres que llegaron a nuestras tierras desde una misma isla del continente europeo. Don Colin Calder fue el creador del Club Atlético Rosario Central y Don Isaac Newell el ideólogo del Club Atlético Newell´s Old Boys. 

A pesar de las rivalidades futbolísticas un mismo espacio convoca tanto a canallas como a leprosos. Es que los padres fundadores de sus camisetas descansan -paradójicamente- a escasos metros en el Cementerio de Disidentes.

 

4 - Amor a la japonesa

 Santa Fe 3100

 

La historia de un amor que perdura en el tiempo. El amor es tan inasible como el deseo, puede derretirse rápidamente o perdurar en el tiempo. En su nombre se suceden las historias más increíbles, como la del japonés Katsusaburo Miyamoto que llegó al país a principios del siglo pasado. 

Instalado en Rosario, en 1939 se casó con Carmelita, una mujer de origen italiano. A fines de los ‘50 ella muere y él, desesperado ante la pérdida, procede a poner en práctica uno de sus tantos oficios y la embalsama. Sin que nadie lo sospechase y al margen de la legalidad, Miyamoto convivió con el cadáver durante dos años. 

Descubierto el secreto, Carmelita fue trasladada al Museo de Anatomía de la Facultad de Medicina, donde hoy puede visitarse. 

 

5 - La flor de Alberdi

Warnes 1917

 

Una casona con historias fantasmagóricas. Cuentan los vecinos que durante los años que estuvo abandonada se escuchaban ruidos y se encendían luces. Lo curioso es que hacía tiempo que no había suministro eléctrico en la majestuosa casona. A principios del siglo XX la mansión donde hoy funciona el Centro Municipal Distrito Norte, fue un lugar majestuoso, escenario de reuniones y fiestas elegantes. La casona fue encargada por el marido de María Hortensia de Echesortu en su honor. Con el transcurrir de los años quedó vacía y abandonada. Quienes transitan por el Distrito relatan que todavía se escuchan ruidos y suponen que es la misma Hortensia vagando incansable por su morada.

 

6 - Aguas del diablo

Central Argentino 545

 

A principios del siglo XX, donde hoy se encuentra el Parque Scalabrini Ortiz existía una pequeña laguna ovalada de 10 metros de largo. Cuenta la leyenda que cada noche de invierno cuando daban las 12 de la noche, llegaba un hombre rengueando, jorobado y dando gritos guturales. Se zambullía y quedaba sumergido. El agua comenzaba a hervir, se producían remolinos, olas y humo. Al tiempo, aparecía completamente seco, altivo y se iba cantando. Los vecinos asustados espiaban desde sus casas convencidos que se trataba del mismo diablo. De allí el nombre que tomó el lugar: la Laguna de Mandinga.

 

7 - De Salta a Jujuy

 Salta 2046. No se permite el ingreso

 

Un curioso pasillo que divide la manzana en dos. Irrumpe entre el gris del pavimento y las veredas una explosión de color, de pérgolas repletas de flores, en un diálogo perfecto de paletas. Diferentes jazmines, santa ritas y bignonias pintan un cuadro en la mitad de una manzana.

Este curioso pasillo alberga numerosos departamentos con estilos similares y tiene la particularidad de poseer doble entrada, por calle Salta y por Jujuy; dando lugar a esta pequeña maravilla urbana.

Denominado “La unión gremial”, fue construido por el Arquitecto Pozzo en 1893 y reformado décadas más tarde. Actualmente está habitado por familias que disfrutan de sus coloridas flores para entrar o salir a la calle por cualquiera de sus dos salidas.

 

8 - Perros Kamikazes

Avenida del Huerto y Sarmiento

 

Desde la inauguración del Parque de España, por motivos que aún se desconocen, muchos de los perros que circulan por ahí terminan volando hacia el patio del Centro Cultural o hacia el mismo río. Las teorías al respecto son múltiples. Van de la idea de sonidos imperceptibles para el oído humano hasta problemas en el campo de visión de los cuadrúpedos. 

Mientras los paseantes admiran el bucólico paisaje se suceden estos fatales saltos de canes sin distinción de razas o tamaños. Es un misterio que todavía rodea la zona y que ha provocado asombro a propios y ajenos. 

 

9 - Sobre rieles

Sarmiento y Arturo Illia

 

Hay muy pocos en la llanura rosarina y este es por lejos el más llamativo. Atraviesa la barranca a la altura del Parque España y corre paralelo al río. Tiene nombre de un reconocido presidente argentino: Dr. Arturo Illia. Conserva 400 de los 800 metros que supo medir en su origen sobre fines de 1800, antes de sufrir derrumbes que hicieron temblar de miedo a más de un vecino.

Hasta 1970 este túnel era utilizado por los trenes de carga y llegaba a la antigua Estación Rosario Central. Algo llamativo son las cuevitas que se suceden cada tantos metros. Se llaman guarda-hombres y servían para proteger a los peatones mientras pasaba el tren. También fueron utilizados como refugio por vagabundos. 

10 - Un pasaje de harina

 Córdoba 954

 

Los que habitan y transitan los locales de diseño, luthería, oficinas que se suceden a lo largo del pasaje aseguran que se escuchan pisadas, susurros... Este mágico espacio data de 1899, siendo la galería más antigua de la ciudad. Uno de sus dueños, el español Andrés Pan, soltero y sin descendencia, vivió sus últimos años en los altos del pasaje. En su vejez cedió su propiedad al London and River Plate Bank a cambio de una renta vitalicia. Su repentina muerte, a pocos meses de haber firmado el convenio, despertó grandes suspicacias. Hay quienes dicen que este hombre con apellido hecho de harina y levadura no tuvo una muerte natural y que su espíritu ronda todavía por el lugar.

 

11 - Abrazando la bandera

Santa Fe 581

 

Incluso el archiconocido Monumento a la Bandera tiene secretos bien guardados.

Son dos y miden poco menos que una cuadra, unos 70 metros. Atraviesan las escalinatas y van desde la Cripta de Belgrano, debajo de la torre, hasta la Sala de las Banderas, que está hacia el final del Monumento. Se trata de un par de angostos y oscuros túneles. Uno corre paralelo a calle Córdoba y otro a Santa Fe. Son estrechos y están un poco inclinados, lo que los hace vertiginosos y oscuros. Sin embargo, su función está lejos de ser sombría o tenebrosa. Sirven para acceder a la cisterna que provee agua a las fuentes que se encuentran en la proa de este gran barco monumento.

 

12 - La dama del lago

Avenida Pellegrini y Boulevard Oroño

 

En uno de los lagos del Parque Independencia puede verse la escultura de una mujer echada en una especie de isleta. Su inauguración causó revuelo ya que acusaron a su autor, el escultor Osvaldo Lauerdorf, de haber colocado a la mujer desnuda y en una pose provocativa.

Los rumores aseguraban que la musa inspiradora de la obra de arte había sido la sobrina del autor, con quien éste habría tenido un escandaloso romance.

La joven murió tempranamente a causa de una grave enfermedad y el artista pasó sus últimos años en soledad y amargura.

Cuenta la leyenda que el alma de la joven sigue paseando taciturnamente por el lugar.

 

Para más información sobre este recorrido, hace click aquí o descargá la App de Rosario Turismo. 

facebook